Condonación de Impuestos por Emergencia.

México está cruzando por un episodio de su historia completamente inédito, tanto por razones de orden político, como sanitario, entre otras mas. Este enemigo invisible, el virus denominado Covid 19 ha orillado a que el sector productivo, sean personas físicas o jurídicas, es decir, sociedades mercantiles o empresas sin importar su tamaño, pero que habitualmente pagan sus impuestos a la Federación a través del SAT o Sistema de Administración Tributaria, el día de hoy no puedan, porque sencillamente es un acto de naturaleza imposible derivado de que o se han cerrado tales empresas o han reducido significativamente su planta laboral porque no hay ventas, por no haber demanda y, por ende, no tienen el capital suficiente como para seguir subsistiendo en el mercado y aún así todavía pagar puntual y religiosamente sus contribuciones fiscales.

Sin ingresos no es posible enfrentar los cargos ni laborales ni fiscales y ello significa el quiebre económico.

No obstante, en México el sector productivo sigue luchando para no naufragar y ese esfuerzo que si bien merece ser reconocido y valorado, aunque nadie lo haga, debe por ley, ser compensado o equilibrado permitiendo a esos empresarios no pagar mientras dure la emergencia sanitaria, los impuestos y las contribuciones que hoy es imposible de hacer, salvo que se les quiera eliminar del mercado y del mapa también.

Pero ¿ por qué decimos esto? Lo decimos y lo afirmamos porque la extrema gravedad de la pandemia, requiere de decisiones extremas que la misma ley fiscal contempla como hipótesis, que de llegar el caso se conviertan en hipótesis comprobadas, es decir, en hechos, no en palabras ni discursos ni promesas ni nada, en hechos.

La fracción I del artículo 39 del Código Fiscal de la Federación tiene contemplada la solución, y su texto es a la letra: " Artículo 39.- El Ejecutivo Federal mediante resoluciones de carácter general podrá: I. Condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones y sus accesorios, autorizar su pago a plazo, diferido o en parcialidades, cuando se haya afectado o trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como en casos de catástrofes sufridas por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias."

¿Algo más?